Un beneficio para tus empleados que puede salirte caro.

Cualquier empresa que se precie se mueve gracias a sus empleados; por eso es importante mantener un buen ambiente laboral e incentivar a tu plantilla con algún tipo de beneficio.

Por encima de la formación, los tickets de comida, el aparcamiento o los planes de pensiones; lo que más valoran y demandan los trabajadores son los seguros de salud. A veces, incluso lo valoran más que un aumento de sueldo.

 

Tipos de seguros colectivos de salud para empresas:

> Colectivo de suscripción obligatoria o cerrado: la empresa asume el 100% del coste y se ofrece a cada persona de tu equipo de forma obligatoria.

> Colectivo de suscripción voluntaria o abierto: el trabajador decide si lo contrata y asume el pago total. El beneficio que obtiene es un precio menor derivado de la negociación colectiva.

> Colectivo cofinanciado: la cuota se paga entre la empresa y el empleado.

> PCF (Planes de Compensación Flexible): es la fórmula más utilizada y no sólo comprende el seguro de salud privado sino que también incluye vales de comida, el pago de la guardería, formación externa, tarjeta de transporte, renting de vehículos…

 

Beneficios:

Un seguro colectivo de salud para empresas bien gestionado supone un gasto menor que un aumento de sueldo y tiene muchísimos más beneficios:

Eleva la capacidad de la empresa para atraer y retener el talento, reduce el absentismo laboral, incrementa la productividad, mejora el ambiente laboral y la relación de la empresa con su equipo, eleva la motivación y el compromiso, mejora la imagen corporativa, supone una herramienta de negociación salarial y, además, tiene beneficios fiscales.

Y no hay que pensar que solo las grandes empresas van a lograr buenas condiciones de contratación; también existen ofertas para pymes de solo dos personas en plantilla.

 

Ventajas fiscales:

Para el trabajador, encontramos un doble beneficio:

  • Por un lado pueden obtener una cobertura de salud para él y su familia a muy buen precio; muy por debajo del precio que obtendría por sí mismo.
  • Por otro lado, hasta 500€ por persona asegurada no se consideran rendimientos del trabajo y, por tanto, no hay retención. Ni siquiera hay que declararlo en el IRPF.

Las empresas también salen beneficiadas:

  • Pueden deducirse el 100% del gasto abonado en concepto de seguro médico para los empleados. Este pago no se considera un rendimiento del trabajador y tampoco se imputa al empleado como pago en especie, salvo que la prima del empleado pagada al seguro exceda los 500€ al año, en cuyo caso sí tendrá esa consideración el importe que supere dicha cantidad.
  • Las primas que pagan las empresas por su plantilla son un gasto deducible en el Impuesto de Sociedades, existiendo varias posibilidades en función de la tipología del gasto. El porcentaje varia en función del tipo de empresa y se aplica al beneficio; no al gasto.
  • Para autónomos en estimación directa se pueden deducir hasta 500€ por persona, incluidos cónyuge e hijos menores de 25 años.

Objetivos a conseguir en una negociación colectiva de seguros de salud:

Antes de cerrar cualquier contratación debes fijarte bien en estos 3 puntos:

  1. Precio: es el factor determinante que te hará decidir la contratación o no.
  2. Periodo de carencias: es importante eliminarlas o reducirlas lo máximo posible.
  3. Eliminación de preexistencias: hay que tener en cuenta que, previo a este seguro de salud, todos tenemos un historial médico y es muy importante que podamos estar cubiertos ante cualquier secuela o enfermedad previa. Quizás es el punto más difícil de negociar.

 

Advertencias:

Desgraciadamente, nada es perfecto al 100%. Y los seguros colectivos de salud para empresas no son una excepción.

A pesar de las ventajas fiscales, bien es cierto que, si no se gestiona eficazmente, puede suponer un gasto muy importante para tu empresa que no cumpla con su objetivo.

 

Por eso te aconsejamos que te pongas en contacto con nosotros y nos permitas que nuestro equipo de expertos en contratación de seguros de salud te ayude a negociar con todas las compañías para obtener las mejores condiciones que se adapten a tu colectivo.

Si te ha parecido interesante este artículo, compártelo en tus redes sociales para que más empresarios y empresarias como tú puedan ofrecer un beneficio social a sus empleados que impulse sus empresas y les ayude a mejorar su productividad.

    1 comentario

    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será pública.