ANTE UNA CONTAMINACIÓN, NO ESTÁS SOLO.

 

Para una empresa agroalimentaria no hay nada peor que notificar la retirada de uno de sus productos porque supone una amenaza a la salud pública.

Aunque se hagan rigurosos controles de calidad, los accidentes pasan y todos estamos expuestos a que  suceda algo que, a veces, no podemos evitar.

Las retiradas de producto en su mayoría se deben a un error durante las operaciones de fabricación y envasado; como un etiquetado incorrecto con ingredientes sin declarar; o la contaminación durante el proceso de producción. También existen causas biológicas como la detección de presencia de listeria, salmonela o E coli. 

¿Aún recuerdas el caso de la carne mechada contaminada con listeria? 

Seguro que te lo pensarás dos veces antes de comprar cualquier producto de esa empresa.

Cuando un alimento supone una amenaza para la salud pública, produce alarma social y el nombre de tu empresa resuena en periódicos de tirada nacional, en telediarios y en el boca a boca de toda España. Es un hecho que el impacto negativo sobre tu empresa va más allá de lo puramente económico.

Pero no está todo perdido; con una adecuada planificación anticipada, podremos ayudarte a buscar una solución.

En lo referente a la imagen de tu empresa, te recomendamos que cuentes con un protocolo de actuación ante una crisis de este nivel que te asegure una óptima gestión para afrontar esta situación:

    • Informar a las autoridades competentes
    • Informar a los consumidores 
    • Proceder a la retirada y eliminación del producto.

Y para las consecuencias económicas también hay una solución: el seguro de protección de producto y resultado o CPI. 

Una póliza que complementa a la cobertura de RETIRADA de la Responsabilidad Civil que puedes tener contratada, totalmente personalizable porque se adapta a las necesidades de tu empresa y tus productos y que te ofrece:

Coberturas básicas:

    • Gastos relativos a la retirada, notificación, transporte, inspección, almacenamiento y destrucción del producto contaminado.
    • Seguimiento del proceso hasta su finalización.
    • Gastos de descontaminación de la zona afectada.
    • Gastos de defensa.
    • Gastos de consultoría y asesoramiento de crisis.

Coberturas opcionales:

    • Pérdida de beneficios
    • Gastos de reparación y reposición
    • Pérdidas económicas por el consecuente descenso de las ventas.
    • Medidas de comunicación y publicitarias.

Ante estas situaciones de crisis debes tener en cuenta dos cosas:

Anticipación: tener prevista esta situación en la estrategia de tu empresa y contratar un seguro a tu medida que te asegure la recuperación posterior de tu empresa.

Rapidez: llegado el momento, no hay que perder ni un minuto y proceder según el protocolo que has  diseñado para notificar y retirar el producto del mercado.

Sobre todo, debes ser consciente de que está adquiriendo mucha importancia el protocolo de la trazabilidad de cualquier producto agroalimentario, más aún en las empresas que exportan sus productos a otros mercados, como por ejemplo el americano.

Si quieres saber más acerca de qué te ofrece el seguro de protección de producto, contacta con nuestro equipo de especialistas y te ayudaremos a diseñar una póliza a tu medida que te cubra en caso de retirada de un producto por estar contaminado. 

¿Estás perdido con los seguros que debes contratar para tu empresa? Síguenos en Facebook porque además de contactar con nosotros y consultarnos tus dudas, te iremos descubriendo consejos a tener en cuenta en tu día a día.

    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será pública.